"Ágata en dos tiempos": mi nueva novela



Ágata Alerve es una psicóloga colombiana que vive en Boston. De pronto, al volver a su país, se ve inmiscuida en una investigación criminal relacionada con el supuesto asesinato de su mejor amigo del colegio. Ella, para resolver el caso, tendrá que enfrentarse a una poderosa secta que quiere colocar a uno de sus miembros en el cargo político más importante de la Nación. Un grupo de jóvenes excéntricos ayudarán a Ágata a investigar el crimen y a enfrentarse contra esta poderosa secta. 

Presentación general de la novela y boletín de prensa: AQUÍ.

Descargue la novela: AQUÍ.

#Ágataendostiempos





"Afrodita celeste en lo templos de cobre": mi séptima novela



Es una novela sobre el amor, sobre el romance. Ariadna y Antonio son dos jóvenes estudiantes de diplomacia; ellos descubren entonces que se han enamorado mutuamente. En medio de esa relación surgen varios obstáculos: la enemistad con un profesor, las competencias dentro de diferentes sociedades de debate, y lo peor: una conspiración política. El amor de estos dos jóvenes se ve afectado por todas estas circunstancias. ¿Prevalecerá el amor? ¿La competencia académica? ¿Los celos? ¿Las intrigas políticas? Es una novela corta, sencilla, que nos devuelve a la esencia de los más profundos sentimientos.

#Afroditaceleste  #fbermudezg

Nuevos diseños de las páginas web de mis novelas



Capricornio mágico
http://fbermudezg.wix.com/capricorniomagico




Robots en índigo:
http://fbermudezg.wix.com/robotsenindigo




El unicornio del bosque de las mariposas:
http://fbermudezg.wix.com/unicornio





Venus sonríe como tú:
http://fbermudezg.wix.com/venussonriecomotu





La dignidad de los soldados del tiempo dorado:
http://fbermudezg.wix.com/soldadostiempodorado

“Robots en índigo”: mi novela de ciencia ficción



Por Francisco Bermúdez Guerra[1]

Mi generación, aquella que nació entre finales de los años 60s y mediados de los años 70s, recuerda con emoción las escenas iniciales de una célebre película: Star Wars. Los primeros personajes, aquellos que aparecen en las escenas del comienzo, son robots. Se trata de C-3PO y de R2D2. La ciencia ficción es un género, que como su nombre lo indica, mezcla realidad y fantasía. Los viajes espaciales son una realidad, pero viajar a galaxias lejanas todavía es una fantasía. Los robots son una realidad, pero los humanoides todavía son fantasía. El género de la ciencia ficción en el campo de la literatura ha contado con nombres célebres, entre ellos se destacan Julio Verne, Ray Bradbury, Isaac Asimov, Philip Kindred Dick, y Frank Herbert, por mencionar algunos. En el cine, George Lucas, Steven Spielberg, James Cameron, y Robert Zemeckis nos han presentado las más grandes obras del séptimo arte en ese campo. La ciencia ficción hace parte de un deseo humano, el deseo por el progreso de la ciencia, de la tecnología, de la informática. Describir mundos ficticios gobernados por aparatos inexistentes, por tecnología que todavía no se ha desarrollado, hace parte del ideario fantástico de la mente humana. Soñar con robots que se parecen a los hombres, con naves espaciales que viajan a velocidades impresionantes, con armas que no existen, es una necesidad. La necesidad de creer en mundos inexistentes, ficticios, es inherente al hombre. Sin embargo, la ciencia ficción también le plantea un reto al hombre: hacer realidad los sueños. A principios de los años 60’s el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, propuso un reto: llevar el hombre a la Luna. El reto sonó como de ciencia ficción, ocho años después el sueño de este líder se hizo realidad. Muchos sueños que se plasman en los cuentos, en las novelas, en las películas, podrían llegar a ser realidad. “De la Tierra a la Luna” de Verne, narraba el proyecto de viajar a este satélite artificial, y un siglo después ese proyecto saltó de la realidad a la fantasía. La ciencia ficción muestra extremos, muestra límites, que podrían ser absurdos en ciertos casos, como la historia de los simios que se adueñan del planeta Tierra. Esos límites generan una serie de interrogantes sobre hechos que eventualmente podrían suceder. Una catástrofe ecológica, una crisis climática, un terremoto global, una guerra espacial, el descubrimiento de vida en otros planetas, etc. Los límites y los extremos desatan el estudio de posibles escenarios para los cuales la humanidad y el hombre no se han preparado. Esos escenarios, que podrían ser absurdos en ciertos casos, se convertirían en realidades si el mismo ser humano no hace nada para detener las causas que los podrían producir. La ciencia ficción plantea esos escenarios de manera fantasiosa y hasta lúdica, pero, no podríamos descartar del todo el aporte a la realidad que hace la fantasía. La ciencia ficción es vista con desidia por algunos, les parece una pérdida de tiempo, una forma más de perder el tiempo, una elucubración sin pies ni cabeza. El género ha sido abordado por verdaderos científicos, ese es el caso de Isaac Asimov, y de Carl Sagan quien se atrevió a escribir una novela sobre el posible contacto de los seres humanos con supuestos extraterrestres. En mi novela “Robots en índigo” se plantea una hipótesis compleja: el desarrollo robótico in extremis. Los robots superan al ser humano en inteligencia, en capacidad de mando, en evolución biológica. Los robots toman el poder en el planeta Tierra. La libertad ha sido amenazada por la creación de máquinas no humanas. Este tema ya ha sido abordado en otras ocasiones, sin embargo, aquí se hace desde un punto de vista literario, con cierto tufillo de thriller, y hasta con humor. El argumento da para varios debates. Los límites de la ciencia, la ética tecnológica, el poder político en manos no humanas, la colonización del espacio, el futuro de la humanidad como raza. “Robots en índigo” entra en un espacio ya recorrido, en unas hipótesis que ya se han estudiado, por lo tanto sólo queda disfrutar de la lectura de la historia. Yo disfruté mucho al escribirla, y eso implica, que por lo menos una persona ya gozó con “Robots en índigo”, que no es un documento científico; es un simple cuento novelado, o una novela fantástica, o una historia de ciencia ficción. En mis anteriores novelas traté otros temas: el misterio, el amor, el derecho, y ahora le correspondió el turno a la ciencia ficción. Es un homenaje a los autores de ese género literario, en especial a Ray Bradbury fallecido en este mismo año, y quien escribió un ensayo genial que me ha servido como inspiración a la hora de crear historias: “Zen en el arte de escribir”. El futuro tendrá novelas, desde el luego, el mecanismo de su lectura será el libro, el e-book, el documento electrónico, sin embargo, puedo decir con certeza que el hombre seguirá soñando, seguirá creando cuentos fantásticos, seguirá elucubrando narraciones increíbles. De eso sí estoy seguro.



[1] Escritor colombiano. Autor de las novelas “La dignidad de los soldados del tiempo dorado”, “Venus sonríe como tú”, y “El unicornio del bosque de las mariposas”. Página web: http://fbermudezg.wix.com/novelas .